Death Magnetic (2008) – Metallica

Estrenando el 2009 hablaremos de uno de los discos que personalmente más he esperado por lo que ha supuesto en este año pasado 2008, Death Magnetic, Metallica:

Nuevo disco de Metallica, o lo que es lo mismo, incertidumbre. Con el disco anterior, St.Anger (2003), anunciaban su vuelta a los origenes (y todos sabemos que NO fue así), y con este disco era más de lo mismo.

El disco empieza con unos latidos de corazón reflejando esa incertidumbre antes descrita. Guitarra tranquila, pausada y acustica (¿Battery?). In crecendo y tenemos una canción con reminiscencias a Blackened, ese riff de guitarra sucio, muy garagero. Tralla, pura tralla. Doble bombo, solos de guitarra y en la voz de Hetfield hay algo que me suena diferente, ese “deje” adquirido a partir del Black Album no está, o aparece muy poco. That Was Just Your Life, 7 minutos de canción y parece que han vuelto, o lo han intentado, al trash.

Segunda canción, titulada The End Of The Line, mucho palmute, otros 7 minutos y sigue habiendo tralla y solos, parece que no es el St. Anger definitivamente. No es una segunda canción estilo Master of Puppets o Ride the Lighting.

A esta canción le sigue Broken, Beat & Scared. No es que destaque pero podemos ver, en sus solos, y en los de todo el disco, como la evolución de Hammet hacia un estilo más progresivo, no son grandes solos pero el virtuosismo es latente.

The Day That Never Comes es el gran sigle de este disco. El número cuatro del disco como One, y Fade to Black, y nada tiene que envidiarles a estos dos himnos de Metallica. Es aquel sonido de los 80 trasladado al siglo XXI. La canción empieza suavemente, muy melódica, con ese riff repetido constantemente y poco a poco va endureciendo el sonido. Palmute y empieza esa parte dura, al más puro estilo de la parte final de One y el solo final de Hammet digno de recordar, sus nuevas influencias y su gracia a la guitarra. Aquí el mexicano nos recuerda porqué es tan grande. Esto es Metallica. En este track tenemos momentos donde estamos pensando en otros discos, momentos donde The Day That Never Comes se confunde con Creapping Death, Fade To Black o incluso el Seek & Destroy de otra época.

La quinta canción All Nightmare Long empieza con el bajo del animal Trujillo, nos está diciendo: soy miembro de Metallica y aquí estoy, volviendo al trash que no debiamos haber dejado. Pero en ningún momento se está equiparando a Burton o a Newsted (con el cual se “cambió” en Ozzy). Él es Roberto Trujillo. All Nightmare Long huele a single, a promoción y después de The Day That Never Comes así fue. Tiene un estribillo pegadizo, una melodía bonita y no se vuelve muy pesada, ni tiene largos solos. Es una canción del tipo Black Album pero de los 7 minutos de rigor.

Cyanide tiene una pesadez del trash mas …And Justice de la banda. Nos muestra esos cambios al canal limpio, y el ritmo de las guitarras palmuteadas hasta el infinito. El Wah-Wah de Kirk aparece y desaparece y los duos acompañan a los puentes hacia los estribillos. Los solos son brillantes pero no relucen como en otra época. Una buena canción para una vuelta más que digna. Lo único que falla, a mi entender, es la bateria de Ulrich, el cual parece que no puede dar la talla. En un grupo como Metallica no puede limitarse al ritmo más básico del rock, y más siendo ya no un disco de baladitas (“Load”, 1996). ¿Donde está esa creatividad de Master of Puppets o ese doble bombo imparable?

Unforgiven III es más de lo mismo, es la razón por la que Metallica se convirtió en Load y Reload y por supuesto en St. Anger. No es nada nuevo y lo único que nos intenta arremeter es una continuación de una canción que SOLO se puede clasificar en el Black Album. Baladita ñoña que sencillamente no acaba de entrar en el disco. Eso sí, 7 minutos.

The Judas Kiss, la octava canción, es reminiscencia pura y dura. Es el nuevo Harvester of Sorrow, con sus partes pesadas y largas. Parece que confirma el intento de hacer un nuevo …And Justice for All (1988) por parte del grupo, o de actualizar su sonido. Es ritmica, y en ella aparece la rapidez y la juventud de otra época.

Si tuviera que separar una canción del resto del disco por ser absolutamente mágica y considerarla de la “buena época de Metallica” (los 4 primeros discos, e incluso el Black Album) entraria esta canción, Suicide & Redemption, digna sucesora de Orion. No hay parte que no pueda eliminar, magnifíca en toda su plenitud.

Esta instrumental nos confirma e indica que Metallica no ha querido hacer un St. Anger o un Load, no, esto es algo distinto. La parte tranquila, la del canal limpio que aparece hacia los 5 minutos de canción (el track 9 no dura los 7 minutos de rigor, navega hasta los 10) y su increcendo hacia el ritmo anterior es magníficamente comparable a (para mi entender) la mejor canción de Metallica To live is to die, la “instrumental” (recordemos que tenia esa estrofa casi al final de la canción). El solo posterior es impresionante y la vuelta al tema inicial nos trasporta a un estado de euforia. Metallica ha vuelto.

Para terminar, la décima canción, tenemos My Apocalypse, una canción en la línea de Dyers Eve o incluso Metal Militia, grandes canciones finales de el grupo californiano. El final de la canción, con todos los instrumentos a la vez, termina la canción, termina el disco, esperemos que no termine la gran vuelta de Metallica.

Y para quien pueda permitírselo, o aún queden entradas, Metallica, con el Death Magnetic Tour vendrá a España, a Madrid, junto con Mastodon, un grupo muy bueno, y Lamb of God, grupo de metalcore muy recomendable.

02. The End Of The Line (7:52) 

05. All Nightmare Long (7:57) 
06. Cyanide (6:39) 
07. The Unforgiven III (7:46) 
08. The Judas Kiss (8:00) 
10. My Apocalypse (5:01)

Fdo:
Un Humilde Redactor
Anuncios

2 thoughts on “Death Magnetic (2008) – Metallica

  1. Has conseguido que decida volver a abrir la carpeta para dedicarle más escuchas al disco que en su momento me dejó más frío.A mí el St. Anger no me gustó, no era mala música (al menos, no en mi opiníon) pero no era algo que me traspasara…Quizá es que a mí personalmente me gustan más canciones como Call of Ktulu o las Unforgiven que la típica Master of Puppets o Fuel.Pero tras leer esta crítica he pensado “joder, pues debe estar bien, no? lo volveré a escuchar”.

    Me gusta

  2. Hombre, como los 4 primeros no hay nada. Cuando Metallica eran los reyes del Thrash, esa si fue una buena época. Reescuchate también el …And Justice for All, para mi el mejor. Suerte, y sigue visitando estos lares.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s