En un lugar de la Mancha (1ª parte)

  Sí, eso era Villarrobledo, un pueblo en algún lugar de la Mancha.
  Y era en Villarrobledo donde ocurrió ese grande festival llamado Viñarrock.
  Fue divertido esto de pasar tres dias en ese lugar maravilloso lleno de punkis, poperos, heavys y frikis de todo tipo.
  La cosa empezó el viernes a la mañana. Me levanté a cosa de las nueve de la mañana, habiendo llegado la noche anterior de Altea, lo que suponia cansancio. Pos eso, me levanté y me dispuse a irme con la fantástica suerte de que perdí el autobus, llenandome de preocupaciones innecesarias que lo único que hacen es ponerme de más mala leche, pero es lo que hay.
  Llegado por los pelos al punto de destino, enfrente de Zara, nos dispusimos a irnos. Tras algún retraso, se inició la marcha. De camino nos pusieron esa fantástica película llamada Tiburón, que creo que todos habiamos visto. Tiburón al oxigeno, XDXDXD!!!!! A medio camino llegamos a la típica zona de descanso. Después de una breve comida, marchamos hacia ese pueblo, con la amenizante música de pescao que esta mu bueno salao; sí, desde Albacete a Villarrobledo con bacalao de fondo, si señor ese conductor que me recordaba a Resines si que sabe… si que sabe como cabrear a todo un autobús.
  Bueno, pos llegamos a ese maravilloso sitio, tan grande como San Juan, la población del cual se triplica, porque eramos nada mas y nada menos que, a ojo, más de 70000 personas, lo normal…
  Pos na el festival fue demasiao pal body, tras encontrar a mi contacto, nos instalamos en el camping; montamos la tenda y descubrimos los amigos del Carlos (mi contacto) bebiendo poción mágica, que venia a ser unos cuatro litros de calimocho metios en un cubo y que se los pimplaban con un cucharón, por no decir nada del elemento sorpresa que llevaba eso, kilos y kilos de merda del ambiente. Sin más dilación nos dirigimos a por la pulsera que nos acreditaba pa los tres dias. Teniamos que ir al recinto, y fue entonces cuando descubrimos lo "cerca" que estabamos del recinto, a un cuarto de hora (andando) de nada. Total, teniamos el tempo del mundo…
  Así que llegamos al recinto, y vimos lo descomunal que era. Entramos y vimos que la pulsera era una mísera pulsera de papel, que su aspecto nos dió a entender que no iba a durar más de una noche… El recinto era DESCOMUNALMENTE GRANDE (…) A la izquierda de la entrada estaban las carpas de tiendecitas rollo hippies de la Explanada de Alicante, en donde habia variedad, hasta una rubia tremendísima que acabó por ser la anécdota del día, ya que nos encontramos en todos lados, y mira que el lugar era GRANDE. Justo detrás de las carpas de tendecitas estaba la carpa de hip-hop, que tenía un nombre impronunciable (Seinsheiner, o algo asín. Parecia un atragantamiento del Chiquito…) Y era en éste sitio, y solo en éste en esa carpa donde estaba la única fuente pública de todo el recito, bautizada por un jebi-del-infierno-que-por-allí-esperaba como la fuente de los raperos, lugar de encuentro y desencuentro…
  Justo pegado a la carpa de los raperos y a las tendecitas estaban los baratos puestos de comida de-bocata-de-mierda-a-cuatro-euros, que almenos estaba buona la comida. Esto era un pequeño preludio de los que nos esperaba, tras un pequeño murete se daba paso a los tres grandes escenarios, y cuando digo grandes digo más grandes que los del Lorca (pobre Paco esto nunca lo entenderá, eso del Lorca)
  Nada más entrar al recinto de los escenarios, a mano derecha y un poco de polvo ambiental estaba la carpa de merchandeinsing, donde habia pos "eso" de los grupos.
  Si no recuerdo mal, el primer concierto (entero) que vimos fue el de los Skizoo, un grupejo residuo de Sôber, con un pintas de cantante que me recordaba al típico cantante payaso de cierto grupo zaragozano, y no solo me recuerda por eso, sino porque como las canciones de los Skizoo no eran na del otro mundo (no estaban mal, pero eran rollo Sôber) tocaron Entre dos tierras de los Héroes pa cerrar el concierto (disfrute como un enano la canción porque seguro que será la única vez que la vea en directo) Después de los Skizoo vimos, para mí, uno de los mejores conciertos del festival, los Soziedad Alkoholica, un conciertazo en el que estuve más de media hora de reloj metio en un bollo dándome mamporros, que cosa más bruta. Poco más tarde, si no me equivoco en el ónden, nos vimos a los Warcry, momento en el que aproveche para restregarle a cierta amiga de Córdoba lo chulos que estaban (aunque pa mi no sean na del otro mundo) El día se terminó con un concierto punki por excelencia, los Reincidentes, un grupete de rojos que no taban nada mal. Los vimos desde la lejanía, debido a la gran cantidad de gente que por allí se apostaba, descubriendo la comodidad de la loma que al fondo existía, y dándonos cuenta tambien de la grande cantidad de polvo del ambiente.
  Esto es un pequeño preludio del Viña, no ha podido publicarse antes debido a que el nene tene trabajo que hacer pa la uni, por muy increible que parezca Bellas Artes es una carrera universitaria.
  Pos eso, que hasta la próxima, que no se cuando podrá ser.
 
Un humilde redactor
Anuncios

One thought on “En un lugar de la Mancha (1ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s